¿Cuáles son los suelos más adecuados para la calefacción radiante?

No todos los tipos de suelos son aptos para los sistemas de calefacción radiante. Ya sea moqueta, madera o cerámica, hay que tener en cuenta ciertos aspectos antes de elegir el pavimento para nuestra vivienda o local. En todo caso, lo más recomendable es acudir a un establecimiento especializado donde los expertos nos indicarán cuál es el material más adecuado según nuestras necesidades.

suelos1

Pero, en primer lugar, ¿qué es el suelo radiante? Es un sistema de calefacción en el que el calor se distribuye a través de una red de tuberías ubicadas debajo del suelo. Por lo tanto, estas viviendas o locales carecen de radiadores. El calor, evidentemente, asciende de abajo hacia arriba.

Entonces, al estar en contacto directo con el calor, ¿cuál es el material más adecuado para el piso? Básicamente, lo más importante a tener en cuenta es que sea un material que ni se dilate ni se contraiga.

De acuerdo a estas características, ¿qué tipo de suelo es el más idóneo? Sin duda, la cerámica es el pavimento que mejor funciona para el suelo radiante porque transmite de manera óptima y homogénea el calor. Además, al estar en contacto directo con la fuente de calor, desaparece la sensación de frialdad típico de este material.

No obstante, para los amantes de los suelos de madera, también hay opciones compatibles con la calefacción radiante. Es cierto que la madera, en general, no transmite el calor de manera tan eficiente como la cerámica, y que puede provocar un mayor consumo de energía para conseguir la temperatura deseada.  Sin embargo, algunos tipos de maderas más densas con un alto coeficiente de transmisión del calor. Es importante seguir algunas pautas para conservar el suelo en buen estado, como no tener la calefacción demasiado alta y evitar cambios bruscos de temperatura.

Otros tipos de materiales: moquetas y corchos

Los corchos están desaconsejados ya que es un material aislante y, por tanto, la transmisión de calor sería muy baja.

Si se quiere un suelo de moqueta, hay que asegurarse de que estas son aptas para este tipo de calefacción. Tanto el tejido como el adhesivo deben ser resistentes al calor. Normalmente aparece indicado si son o no compatibles, pero lo más adecuado en estos casos es preguntar a un profesional para que nos asesore.